Biología

Nueva vía hacia tratamientos de fertilidad y

anticonceptivos para hombres


Los científicos han sabido desde hace más de medio siglo que un espermatozoide es capaz de fertilizar un óvulo sólo después de permanecer durante cierto periodo de tiempo en el conducto reproductivo femenino. Sin esta interacción específica con el cuerpo femenino, el espermatozoide no es capaz de producir descendencia. Hasta ahora, se sabía muy poco sobre los cambios que se producen dentro del espermatozoide para permitirle fertilizar un óvulo.
                                           
Mark Platt, profesor de Química y de Biología Química en el Instituto Politécnico Rensselaer, revela detalles importantes sobre los cambios que en el ámbito molecular se producen dentro del espermatozoide después de que entra en el conducto reproductor femenino.

La fosforilación se puede comparar a un interruptor de la luz, que se puede utilizar para activar o desactivar un paso fundamental en la cadena de reacciones que conducen a la habilitación de la función de fertilización en el espermatozoide.

Al igual que cuando activamos un interruptor de la luz hacemos mover rápidamente la electricidad a través de los cables para encender una lámpara al otro lado de la habitación, la fosforilación proporciona el primer paso de un proceso que comienza al ponerse en marcha una señal celular en el espermatozoide para activar su capacidad de fertilizar un óvulo. Según Platt, bastaría con interferir en un solo punto de la fosforilación, para conseguir desactivar por completo el proceso de la fertilización. Esta acción estratégica se perfila, por tanto, como una base potencial para desarrollar un innovador anticonceptivo destinado a hombres.


Dado que la fosforilación en un aminoácido particular es imprescindible para que se produzca la activación de la función de fertilización del espermatozoide, se podría por tanto desarrollar un medicamento que evite que la fosforilación se lleve a cabo en ese punto específico, impidiendo así el proceso de activación. Esta desactivación del proceso mediante el interruptor de la fosforilación podría entonces impedir por completo la fertilización.

Un anticonceptivo basado en este principio podría tener varias formas de presentación farmacológica, incluyendo un medicamento para que lo tomasen los hombres y que actuaría exclusivamente en los lugares específicos de la fosforilación, o un espermicida para actuar en las mujeres y que impediría la activación de la capacidad de fertilización en los espermatozoides que hubieran accedido al conducto reproductivo femenino.

Esta nueva investigación además aporta datos esclarecedores sobre la infertilidad masculina. Ciertos tipos de infertilidad masculina podrían deberse a la mutación de un aminoácido en una proteína crítica que evite que el espermatozoide inicie el proceso de activación de su capacidad de fertilización. Si, por ejemplo, se pudiera corregir esta mutación específica o diseñar un medicamento que hiciera el trabajo de la fosforilación en ese aminoácido particular, se podría mejorar la fertilidad de los hombres aquejados por infertilidades de esas clases.

 

 

 Nota publicada el día 10 de Julio, de 2009 en la página web:  http://www.amazings.com/ciencia/noticias/100709c.html

 

Edicion Actual

Ediciones Anteriores

Visitas

free counters