Legalidad y prepotencia

Por Pepe Eliaschev

Buenos Aires, marzo 2006.- La ruta como campo de batalla muestra uno de los rasgos esenciales del modo nacional. El puente cortado exhibe más de lo mismo. Gente que se autodenomina autoconvocada configura el coro griego del festín de la muchedumbre. La relación con los mandatarios deviene áspera, imperativa, brutal: deben aceptarse las exigencias, los “políticos” tienen que hacer lo que quiere “la gente”.

Leer más: Legalidad y prepotencia

Democracia decisionista y Consejo de Magistratura

Por Oscar M. Blando (*)

1.- Dos modelos de demoracia.

“Después de haber tenido un presidente que huyó en helicóptero, Kirchner justificó su decisionismo en la necesidad de reconstruir el poder en la Argentina. Todas las crisis generan una gran demanda de que venga alguien a tomar decisiones y nos saque del caos. El exceso de decisionismo puede conducir a De Gaulle, en Francia, o a Hitler en Alemania.... (para) la visión ultradecisionista, cesarista, las instituciones son un obstáculo. Un parlamento con personalidad propia, demora; un Poder Judicial independiente, molesta”, dijo hace pocas semanas Guillermo O´Donnell en un reportaje y diría que no se equivoca.

Una democracia de tipo “decisionista” esta apareciendo cada vez con más fuerza en la Argentina frente a la democracia constitucional que se funda en el Estado de Derecho. Una democracia en la que los límites y los controles al poder tienden a diliurse y “molestan”. Una democracia en donde la voluntad de las mayorías se supone pueden hacer lo que les plazca (sin dar demasiadas razones), porque detrás está una instancia única: la decisión, que no requiere de debates, fundamentos y disensos. Y cuando esto no alcanza, se recurre a la excepcionalidad y a la emergencia: los decretos de necesidad y urgencia y la delegación de funciones del Congreso en el Ejecutivo.

Leer más: Democracia decisionista y Consejo de Magistratura

La reforma de la Constitución provincial

Por Ricardo A. Terrile (*)

1.-EL CONSENSO:

La Reforma de cualquier Constitución, debe ser producto del consenso dado su carácter permanente. Aquellas reformas que se impulsaron para responder a una coyuntura determinada, perdieron su vigencia rápidamente.

Nuestra Constitución Provincial data de 1962. Han transcurrido 44 años desde su sanción e importantes acontecimientos han ocurrido en nuestro país que justifican "aggiornarla", a la luz de los postulados trazados por la Reforma Constitucional de 1994 e importantes precedentes que la Corte Suprema de Justicia ha dictado en los últimos años.

Leer más: La reforma de la Constitución provincial

Apuntes sobre Teoría Política

Por Prof. Mónica Billón (*) 

El mundo que nos toca habitar en estos primeros tramos del tercer milenio ha adquirido características paradojales. Por una parte, la innovación tecnológica en materia de comunicaciones, la unificación e inmediatez de la información, la internacionalización de los mercados y la desaparición de los muros que lo dividían en bloques, permiten acentuar la sensación de cosmópolis con la que Kant alguna vez soñara. Por otra, sin embargo, asistimos impotentes al triste espectáculo de una fragmentación que, insólitamente, acentúa la particularidad en su aspecto más conflictivo y aislante. Si por un lado, la crisis del Estado-nación significa la aparición de lo que se ha dado en llamar la supra soberanía, por el otro, la afirmación de nacionalidades, etnias, religiones, tradiciones, géneros y todo tipo de pertenencias identitarias diferentes a las tradicionales de clase y de país, señala la misma crisis pero en otra dirección: la del aparente fracaso del que ha sido uno de los mecanismos homogeneizantes por excelencia en las democracias modernas, la ciudadanía.

Leer más: Apuntes sobre Teoría Política

Buscar